Nuestras energías

Salud y Vida Natura.

Tema: Estamos más cerca de lo que
crees.

 

        Cierta
teoría matemática dice que: todos los seres humanos estamos divididos entre sí
por un eslabón máximo de otras seis personas. Siempre estamos tratando de
explicarnos “razonablemente”, las cosas que nos ocurren en la vida. De los
instrumentos que tenemos a nuestro alcance, las matemáticas parece ser de lo
más acertado, para poder medir y comparar todas las variables. No cabe duda que
nuestro aprendizaje en este camino que llamamos vida, no acaba nunca.

El experimento.

        Los
analistas americanos autores de esta teoría, decidieron probarla con un
experimento que repitieron ciento de veces y el resultado era en promedio el
mismo. Si queremos contactar con alguien, por muy disparatado que nos parezca,
conocemos a alguien, que conoce a alguien, que conoce a alguien… y así hasta
seis personas bastarán para establecer dicho contacto.

        Eso
quedó comprobado cuando le dieron un paquete al señor X para que se lo hiciera
llegar al doctor Z. El señor X sólo le dio el paquete a una persona con ¿”cara”?
de conocer al doctor Z, y así el paquete llegó a su destino antes de haber
pasado por seis manos.

Nuestra conexión.

        Supongo
que explicar esta teoría sólo matemáticamente, no nos convence a muchos que
pensamos que algo que no se puede medir ni contar, nos mantiene unidos. Nos
explicamos que son esas energías-sensaciones, que nos asaltan cuando conocemos
a alguien y enseguida podemos decir: “algo me dice que no me puedo fiar” o por
el contrario, simplemente por ver a una persona una vez, nos tiramos de cabeza
en una relación con ella.

Una explicación.

        En
las condiciones apropiadas de luz tenue y fondo liso, más de uno podemos ver un
alo blanco que rodea a una persona al mirarla, algunas veces, nos ayuda entornar
un poco los ojos.

        Una
ilustración de “lo que se ve” con estas pruebas, son las conocidas fotos
Kirlian, donde se fotografía por ejemplo a una hoja y aparece una forma difusa
a su alrededor imitando su contorno.

        Durante
años, en mi despacho cuando daba un masaje, veía ese alo blanco alrededor de
las personas. También durante años, me explicaba a mi mismo que era un efecto
natural, ya sea por acomodación de la retina a la silueta oscura debido a la
falta de luz u otra explicación “razonable”. Pero en cierta ocasión, hablaba
con alguien en mi despacho y me entretenía en mirar ese alo alrededor de su
cabeza, de pronto, esta persona empieza a reír y esa luz de su contorno empieza
a moverse y botar arriba y abajo y lo más importante, sin acompañar estos movimientos
a su cabeza que permanecía sin sacudirse. Haga la prueba.

        ¿Quieres
conocerme?, sólo tienes que darle tu tarjeta a alguien y ese alguien, se la
dará a alguien, que se la dará a alguien… pero si no te fías de estas teorías,
me dejas un comentario y hablamos.

                                                               Salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: