Abrazos y caricias

Salud y Vida Natural.

Título:
Abrazos y caricias.

 

Hace unos días
hablaba con mi pareja sobre los seminarios que podíamos impartir y en una
tormenta de ideas, apareció el tema del título: “abrazos y caricias”. Nos
pusimos a reír tan sólo de pensarlo, pero esto generó una agradable y
fructifica charla sobre el tema.

Costumbres
y educación.

Lo primero que
anotamos fue la falta de contacto físico entre las personas por causa de la
costumbre o la educación. Cuanto más subimos en el mapa de Europa, más
encontramos este distanciamiento o rechazo a tocar o ser tocado. Incluso la
forma de guardar la fila en una cola, las distancias son mayores o menores
según la cultura. Por cuestiones sociales y religiosas, la civilización
occidental ha reprimido durante siglos el contacto interpersonal. Abrazos
demasiado intensos, caricias entre padres, hijos o amigos, han sido condenados
como insalubres o, aún peor, pecaminosos.

Valoramos
positivamente, que en los hospitales de aquí, a diferencia de otros “del
norte”, el personal se permite tocar al enfermo de forma cariñosa. Esto, que no
lo paga la seguridad social, es posible que haga mucho en la recuperación del
enfermo.

Las tres
funciones del tacto.

Si alguna vez
se ha preguntado por la caricia perfecta, un grupo de científicos suecos y
estadounidenses ha dado con la clave: una persona debe ser acariciada a una
velocidad de entre cuatro y cinco centímetros por segundo para sentir placer. O
dicho de otra manera, tal y como una madre hace con su hijo.

Que el tacto
funciona a nivel físico es evidente, también tiene una reacción bioquímica en
el cuerpo, especialmente feromonal y, de manera especial, a nivel energético.

El toque sobre
la piel, produce una dilatación de los vasos superficiales, lo que disminuye la
tensión arterial, aumenta el transporte de oxígeno a los tejidos, mejora el
drenaje linfático y eleva el nivel de endorfinas en la sangre, rebajando los de
epinefrina y cortisol, hormonas que tienen funciones relacionadas con la
producción del estrés.

La función
energética del contacto entre personas, se descubre a través de prácticas de
medicina alternativa como es el Shiatsu, Acupresura, Tui Na y otras técnicas de sanación por
imposición de manos.

¿Preparamos
el seminario?

En definitiva,
una madre que abraza a su hijo (cuando llegan a cierta edad los hijos no se
dejan) o dos amantes físicamente próximos no sólo están recibiendo un “subidón”
emocional, sino que también energéticamente, están mejorando el estado general
de ambos. El instinto humano, ante prácticamente cualquier situación intensa,
se traduce en un abrazo o en un simple contacto con la mano, que transmite
mejor que nada la emoción del momento. He visto en algunas estaciones del tren,
chicos y chicas con un cartel que anunciaban “abrazos gratis”. Después de un
largo viaje, este tipo de recibimiento es muy reconfortante.

¿Tendremos que
volver a aprender a tocarnos?, ¿Preparamos el seminario?, ¿Estarías dispuest@ a
asistir?

 

                               Recibe
un gran abrazo de parte de: Manuel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: