Posts Tagged ‘amor’

La risa contra el catarro.

1225136046587_f

Un niño de tres años observaba sus testículos mientras su mamá le bañaba.
“Mami” preguntó “¿Es este mi cerebro?””Todavía no”, contestó la madre.

Si te hizo gracia el chiste de arriba, en este momento tu cuerpo acaba de liberar sustancias u hormonas como la epinefrina, la neonepinefrina y el cortisol que previenen enfermedades como el catarro y otras. Sigue leyendo

¿Qué sabe sobre las vitaminas?

Hace más de 30 años fui invitado, junto con una veintena de colegas, para asistir a una convención en un lujoso hotel de Sevilla. La razón fue que una importante fábrica de productos de herbolario quería presentar una nueva línea de productos.  La presentación corrió a cargo de un investigador y un comercial de la empresa. La nueva línea de productos era de vitaminas y minerales.

Se hicieron y comentaron muchas preguntas y al final la cuestión que no se supo responder fue: Si vivimos en una sociedad donde se puede acceder a una gran variedad de alimentos ¿cómo es posible encontrar a alguien que le falten vitaminas o minerales como para recomendarle estos comprimidos? El científico reconoció que podíamos encontrar sobre todo en ancianos que por comodidad o falta de destreza comían siempre lo mismo, alguna subcarencia, pero no una carencia total. En esto medió el comercial y dijo: ¡Como de todas formas no son dañinas pues…! Sigue leyendo

Cargar con el pasado

Después de estar un rato en la camilla equilibrando sus canales de energía, conocidos como meridianos en acupuntura, comenzamos una regresión kinesiológica. Tiré de sus brazos suavemente y comencé a recitar sus años hacia el pasado. María padecía épocas de estreñimiento severo y problemas en la piel, así como insomnio. El protocolo de kinesiología nos indicó que necesitábamos repasar un periodo de su vida en la que algún trauma no estaba resuelto. Sigue leyendo

Parir en casa: si, pero…

Cuando tuve mi primer hijo todo el mundo me felicitó… menos “Isabelita la matrona”. Me gritó desde la otra acera de la calle ¡¿por qué no me llamaste para el parto de tu mujer, tienes alguna queja por el tuyo?!

Ella era la matrona del pueblo y como es natural, cuando mi madre se puso de parto llamaron a “Isabelita la matrona”, a la vista está que su trabajo salió bien, a pesar de que yo fui un “sietemesino” que no llegaba a los 2 kilos cuando nací y que me empeñé en no llorar a pesar de todos los cachetones que me dio Isabelita, mi padre y una vecina que pasaba por allí. Sigue leyendo

Mi historia con el Reiki.

Fue en el año 1993, un amigo que por ese tiempo organizaba cursos de medicina alternativa quién me pidió por favor que asistiera a un curso de iniciación al Reiki. Era la primera vez que alguien venía a ofrecer un curso de estas características a Sevilla, era el maestro Guy Braegman, un belga que hablaba un español muy peculiar. Una de sus frases que más recuerdo fue la que desmitificaba la teatralidad que algunos sanadores ejercían con la imposición de manos. Nos explicó llanamente que las energías tenían la suficiente “inteligencia” como para que si realmente la persona la necesitaba, tu te convertirías en un canal para que llegara a ella, independientemente de tu intención mental o ritual anecdótico. Su frase era: “Cuando haces Reiki, no tienes que poner la cara de un gurú poniendo un huevo”. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: