Posts Tagged ‘buenos alimentos’

Lo bueno de la crisis

Dicho así parece que no estoy en la realidad de cada viernes, con más recortes (perdón ajustes) y dificultades para la mayoría de la población española. Algunos dicen con razón que más que una crisis económica es moral y yo añadiría crisis del pensamiento lateral, ese pensamiento que nos hace ver una salida cuando todo parece estar en contra. Como decía un amigo, esta crisis fomentará en muchas personas la inventiva y la iniciativa que sin ella quizás nunca la hubieran puesto en marcha. Sigue leyendo

El pacer de lo lento (Slow).

Es increíble como con la crisis cambiamos nuestro modelo de vida. Acuciado por los europeos del norte, se nos pide más productividad aún a costa de sacrificar nuestras costumbres. Para ellos, es una perdida de tiempo que los españoles empleemos dos horas en el período de la comida, cuando “lo mejor” es hacer una jornada corrida de trabajo. Comer en quince minutos sin ni siquiera abandonar el puesto de trabajo.

Lo curioso es que a la hora de ir de vacaciones o jubilarse, casi todos quieran venir por nuestra tierra y bien contento que se ponen con nuestra forma de vida.

Pero ¿quién tiene razón? ¿Cuál es la mejor forma de vida? Sigue leyendo

La buena digestión.

Una de las primeras reglas que se aprende en naturopatía para tener buenas digestiones es que al final de la comida no se debe comer nada ni demasiado dulce, ni demasiado amargo, ni demasiado caliente, ni demasiado frío. Como ven reglas muy difíciles de cumplir dado la naturaleza de alguno de nuestros postres, el café, el helado… pero, las personas con digestiones delicadas tienen que cumplir esta regla con disciplina.

Claro está que la regla de comer sin estrés, masticando y ensalivando bien los alimentos, sin pasarse con las especias picantes o las bebidas alcohólicas y no mezclar mucha variedad de alimentos también contribuye a tener una buena digestión y salud. Sigue leyendo

Leer las etiquetas.

Hace años que tengo la costumbre de leer las etiquetas de los productos que compro en el mercado. Hace tanto tiempo que lo hago que digamos que uno se inmuniza, por lo menos ante el escándalo de ver la cantidad de sustancias añadidas ajenas a lo que es un alimento. Claro que conozco el argumento a favor de añadirle tantos aditivos: sin ellos el productor no podría garantizar que el consumidor reciba algo “comestible”, y así le va a nuestra salud. Pero lo más sorprendente fue ayer que me dio por leer la etiqueta de algo tan simple y tan natural como son las lentejas. Lo que llamó mi atención fue el país de origen: ¡Canadá! Sigue leyendo

¿Qué sabe sobre las vitaminas?

Hace más de 30 años fui invitado, junto con una veintena de colegas, para asistir a una convención en un lujoso hotel de Sevilla. La razón fue que una importante fábrica de productos de herbolario quería presentar una nueva línea de productos.  La presentación corrió a cargo de un investigador y un comercial de la empresa. La nueva línea de productos era de vitaminas y minerales.

Se hicieron y comentaron muchas preguntas y al final la cuestión que no se supo responder fue: Si vivimos en una sociedad donde se puede acceder a una gran variedad de alimentos ¿cómo es posible encontrar a alguien que le falten vitaminas o minerales como para recomendarle estos comprimidos? El científico reconoció que podíamos encontrar sobre todo en ancianos que por comodidad o falta de destreza comían siempre lo mismo, alguna subcarencia, pero no una carencia total. En esto medió el comercial y dijo: ¡Como de todas formas no son dañinas pues…! Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: